José Iniesta

1962 – , España (Valencia)

Próximas presentaciones del último poemario de José: Badajoz 22.01, Zamora 24.01, Salamanca 25.01.

Mi videopoema, adaptación del texto de José Iniesta.

Visita al cementerio

En un pueblo perdido de montaña
sitiado por sabinas
                               y pinadas del aire,
por encinas oscuras, polvorientas,
bancales arruinados donde crecen
los trigales resecos, la amapola
que tiembla con el aire colorada,
allí, sobre la infancia de la tierra
un hombre se encamina
                                       y está solo,
y no quiere llegar, está llegando
a qué lugar del hambre y del amor:
un breve cementerio que custodian
la lanza de un ciprés y los olvidos,
que visitan los vientos y los pájaros.

A veces hay lugares que son tiempo.
Apenas una tapia en las afueras
que hiende en dos al mundo
                                              y lo limita,
y una puerta de hierro mal cerrada
que da acceso directo al corazón.

Entramos al silencio, en soledades.
Llevamos una rosa y una lágrima
que sí tienen sentido al acercarnos
al raro desconcierto de una cruz
caída,
          la rama desgajada de la nada
encima de la hierba del invierno.
Entramos al silencio, lo que somos,
de la materia breve y sus adioses,
al enigma de un cúmulo de piedras
que cubrirán las yedras, las nevadas,

un nombre
                   que me nombra
                                             con amor.

Tłum. Ada Trzeciakowska

Wizyta na cmentarzu

Na górskim pustkowiu w wiosce
otoczonej przez jałowce
                                      i wietrzne sosny
przez zakurzone, ciemnozielone dęby,
zapuszczone pola, gdzie rosną
zeschnięte łany pszenicy, mak
co drży na wietrze zaczerwieniony,
tam, wśród dziecięcych lat ziemi
jakiś człowiek rusza w drogę
                                              i samotny,
choć dotrzeć nie chce, jest tuż przy
tym miejscu pełnym głodu i miłości:
to niewielki cmentarz strzeżony
przez lancę cyprysu i zapomnienia,
przez wiatry i ptaki odwiedzany.

Bywa, że miejsca stają się czasem.
Byle jaki mur na obrzeżach
a dzieli świat na dwoje
                                     znacząc granice,
a niedomknięta żelazna furtka
prowadzi wprost do serca.

Wchodzimy w ciszę, w samotności.
Niesiemy różę i łzę. Nabiorą sensu
gdy zbliżymy się do niezwykłego
pobojowiska przewróconego
krzyża,
          i złamanej znikąd gałęzi
co leżą w zimowej trawie.
Wchodzimy w ciszę, spleceni z
pożegnań, nietrwałej materii,
w misterium kurhanu z kamienia
które pokryje bluszcz, śniegi i to

imię
        wymawiające moje imię
                                               z miłością.